jueves, 29 de octubre de 2009

Cofete

 La playa de Cofete es una (por no decir la única) de la pocas playas completamente vírgenes que quedan en Fuerteventura. Está situada dentro del Parque Natural de Jandía y está en uno de los rincones más aislados de la isla, ya que sólo se puede acceder a ella a través de una pista sin asfaltar y el recorrido es de cerca de una hora desde la población más cercana (Morro Jable, que es mi pueblo).



En mi opinión es una de las playas más bonitas y espectaculares de Fuerteventura; pero tiene un pero y es que es peligrosísimo bañarse en sus aguas porque, al ser una playa que da al oeste de la isla, tiene muchísima corriente. Como dice mi madre siempre que llevo a algún amigo: "Cofete, míralo y vete" y es que una vez que lo has visto, no hay mucho más que hacer. Aún así, merece la pena hacer el esfuerzo de llegar porque pocas veces se puede disfrutar de una playa sin construcciones a su alrededor y sin apenas gente, es una maravilla.



Además de a la playa de las fotos, también se le llama Cofete al primer asentamiento que hubo en la Península de Jandía, formado por gente que se dedicaba básicamente a la agricultura y a la ganadería. Pero, hoy en día el Caserío de Cofete no es más que un conjunto de casitas (ilegales) donde sus propietarios (casi todos vecinos de Morro Jable) pasan los fines de semana y vacaciones.



A pesar de que en Cofete no se puede construir, porque como ya he dicho es un Parque Natural,  antes de que se le otorgase esta categoría, los Winter, que eran unos alemanes propietarios (por no decir caciques) de gran parte de la Península de Jandía, construyeron allí una de sus casas, que todavía sigue en pie. Hay muchas historias alrededor de esta casa, aunque pienso que la mayoría son historias falsas que se han ido contando por ahí y que al final gran parte de la gente se ha creído. Creo que hoy por hoy allí no vive nadie, pero como curiosidad diré que en la novela "Fuerteventura" de Alberto Vázquez Figueroa ésta casa tiene un papel muy destacado en la trama del libro. Aunque yo no lo he leído, creo que está desarrollado durante la II Guerra Mundial y entre otras cosas cuenta que hasta Cofete llegaban submarinos con personas del bando nazi y que los escondían en esta casa. Mucha gente cree que esto no sólo se reduce al libro, sino que es un hecho real, aunque quizás simplemente sea una leyenda.



PD. Todas las fotos son mías excepto la última, que la he sacado de aquí.

11 comentarios:

julia dijo...

Tengo que volver a Fuerteventura con más calma si...jejeje, si que había escuchado la fama de esta playa con lo de las corrientes, pero merece la pena verla, la verdad...
¿te planteas volver por canarias o ya te nos quedas en la peninsula? muakaaaaaa

Duna dijo...

Debe ser un sitio precioso ya q es raro una playa q no esté rodeada por construcciones de todo tipo, así q sólo por observar el mar sentada en la arena tranquilamente merecería la pena ir...

Duna dijo...

Por cierto, me encanta la 3ª foto, vaya lujazo ser la persona q está en la arena :)

Miranfú dijo...

Julia, yo creo que a Fuerteventura merece la pena ir, aunque sólo sea una vez, con tranquilidad y disfrutar de sus playas porque en pocos sitios creo yo que haya playas como las que hay allí...¡cómo se nota que soy majorera!

Nunca se sabe lo que depara el destino, pero a Canarias sí volvería a vivir...eso sí, sería en una de las islas grandes. Fuerteventura está muy bien para ir de vacaciones o pasar temporadas, pero para vivir no me gusta.

Duna, es un sitio muyyyyy bonito. De todas formas, en muchas de las playas de Fuerteventura te puedes dar el lujo de ser la única persona(o una de las poquitas) en la playa. Eso sí, en verano es más difícil que pase porque nos invaden los canariones. Esto último dicho desde el cariño y el respeto, no vaya ser que algún o alguna canarión/a me lea y se vaya a creer otra cosa, eh!

Besitos

BRUJILDA: dijo...

Para mi la playa de Cofete junto con la de Famara en Lanzarote son las dos playas mas bonitas de todo Canarias, y de las mas impresionantes de toda España sin duda.
Es una playa salvaje maravillosa, inmensa, desértica...guardo muy buenos recuerdos.
De hecho, tengo un corcho con fotos especiales en mi habitación y una de ellas es allí.
No conocía la historia de la casa Miranfú, a saber que sucedió realmente...
Un besito.

Maeva dijo...

Pues no he estado en tu isla Miranfú, así que no te puedo dar mi opinión, aunque claro, las cosas apetece visitarlas más cuando te las "vende" alguien del lugar, jeje.

Yo había oído hablar de esa casa a una chica de Lanzarote, que tiene un blog (babiecadas y otras cosas, muy divertido) que estuvo de vacaciones este verano ahí, y me reí un montón con lo que contó, que les salió un viejo de la casa!!!
(bueno, creo que era esa, jaja, voy a mirarlo)

un beso Miranfú

Miranfú dijo...

Brujilda, yo no he estado en Famara y eso que he estado en Lanzarote un millón de besos. La verdad es que cuando vivía en Fuerteventura y viajaba lo que menos me apetecía era ir a la playa, pero para la próxima vez me lo apunto. Sobre la casa esta cuentan un montón de historias, pero como tú dices, a saber qué paso.

Maeva, podría ser esa casa porque, aunque los dueños murieron hace mucho sus hijos viven en Gran Canaria y van mucho a Fuerteventura, aunque no se quedan en esa casa, pero hasta hace algunos años tenían un matrimonio que les cuidaba la casa. Pero yo había oído que la casa estaba vacía... no sé, la verdadd.

Besos

Ignacio J. Rivas dijo...

Jooooo qué guapo! No conozco la isla. Sólo tenerife! Pero iré pronto....un saludo!

Miranfú dijo...

Ignacio, ¡muchas gracias por el comentario!

Si te gusta la playa, ¡tienes que ir a Fuerteventura! Cofete quizás es la más expectacular pero hay muchas mas playas muy bonitas y especiales y en las que sí se puede disfrutar del mar.

Saludos

Vane dijo...

Qué preciosidad de playa, con lo que me gusta a mí el mar! si parece el caribe!
qué pena que sea tan peligrosa, pero aunque sea para estar ahí tumbado sin nada alrededor merece la pena visitarla!

besos

Miranfú dijo...

Sí, Vane, merece la pena visitarla. Y bueno, aunque no te puedas dar un chapuzón, en la orillita sí se puede estar, eso sí, con mucho cuidado.

Besos