martes, 13 de octubre de 2009

Un fin de semana diferente

Mi chico y yo nos hemos tomado este último fin de semana largo de descanso y pasamos la noche del viernes y el día del sábado en casa de un amigo aquí:



Es Bustarviejo, un pueblecito que está en la Sierra Norte de Madrid y en el que la mayor parte de la población sólo vive allí en verano y fines de semana, aunque a diferencia de otros pueblos de la sierra, vive mucha gente joven todo el año, sobre todo gente a la que le encanta la montaña. El pueblo en sí no tiene nada del otro mundo, pero los alrededores son perfectos para hacer senderismo y también paseos más ligeros y ésto fue lo que nosotros hicimos el sábado.



Nos volvimos a casa el mismo sábado porque el domingo teníamos comida familiar con la familia de mi novio y ¡por primera vez los anfitriones éramos nosotros! Así que el domingo por la mañana lo pasamos estresados perdidos cocinando y recogiendo un poco la casa. Pensaba sacar fotos de todo lo que cocinase para ir colgando las recetas poco a poco en el blog, pero nunca había cocinado para tantísima gente (11 personas) por lo que estaba muy agobiada y no tuve tiempo de sacar fotos. A pesar de la falta de costumbre creo que la comida fue un éxito porque todo el mundo decía que todo estaba buenísimo y no paraban de comer y nos lo pasamos muy bien. 

¡Creo que hemos sentado un precedente!


7 comentarios:

Maeva dijo...

¡Hola Miranfú! me alegro que lo pasaras bien y que triunfaras con tu comida.
Con tanto estudio también hay que tomarse un respiro, que viene muy bien para recargar energía y seguir estudiando.

un beso!!

julia dijo...

Un finde de lo mas completo!!!! seguro que te ha venido genial, las fotos son muy lindas mi niña, un besito grandeee

Miranfú dijo...

La verdad es que sí, de vez en cuando hay que parar y darse un respiro para renovar la energía.

Un besazo!

BRUJILDA: dijo...

Me ha parecido un buen plan: amigos, senderismo, y estar en contacto con la naturaleza recarga mucho las pilas. Y en época de estudio viene muy bien.
Veo que estás hecha una cocinitas, cocinar para 11 personas no debe ser nada fácil.
Un besito.

Miranfú dijo...

Es más fácil de lo que parece en un principio, Brujilda. Al principio estaba muy agobiada, pero luego no fue para tanto. Eso sí, si no llegan a venir un poquito más temprano las madres de mi chico y de una de mis cuñadas, no hubiesemos comido ni a las cinco de la tarde, porque soy muuuuuuuuuy lenta cocinando.

Besos

Vane dijo...

Buff, a mí también me agobian un montón las comidas familiares.... cuando tengo que prepararlas yo, jeje.
Dejar la casa perfecta, cocinar todo a tiempo, atender a los invitados... es bastante agobio pero bueno, como luego todo sale bien, vuelves a repetir, jeje. Es cuestión de pillarle el tranquillo, cómo lo harán nuestras madres y abuelas??

besos!

Miranfú dijo...

Vane, yo creo que nuestras madres y abuelas tienen una mejor organización, por lo menos mejor que la mía. Mi madre cuando tiene que preparar una comilona así, se pasa días cocinando y preparandolo todo. Como puedes ver en mi post, yo estuve los días de antes por ahí de parranda, jejejeje, y así me pasó, que me tuve que levantar a las 7 de la mañana para que me diese tiempo ¡que desastre soy!