lunes, 4 de octubre de 2010

Cosas que pasan

Ayer fue el cumpleaños de una muy buena amiga de mi infancia, como no podía ser de otra manera la llamé para felicitarla y para hablar y contarnos nuestras vidas, porque aunque somos muy amigas nos llamamos muy de vez en cuando y con lo ocupada que he estado estos meses no me había dado cuenta que no hablabamos desde junio.

Enseguida noté que algo le pasaba y cuando me soltó la noticia bomba me quedé alucinada: su marido la ha dejado, sin previo aviso y de sopetón. Yo noté que no le apetecía hablar del tema y no quise preguntarle los motivos, pero no he podido evitar sentirme mal por ella, mal por mí por no haberla llamado antes y haber servido un poco, a pesar de la distancia, de hombro en el que llorar y por no haber sido la persona con la que se desahogase, como podría haberlo sido en otros momentos.

Me he pasado toda la tarde/noche de ayer pensando qué es lo que hace que una persona cambie de sentimientos de un día para otro, o si no ha sido de un día para otro, como la persona que tienes al lado no se da cuenta de que algo va mal y la ruptura le coje tan de sorpresa. Son tantísimas cosas las que pueden fallar en una relación, ¿pero es posible no darte cuenta de que la otra persona no es feliz, o no te quiere, o tal vez ha conocido a otra persona? Ya no sólo hablo del caso de mi amiga, sino en general, ¿realmente es posible vivir una relación de pareja, con una persona con la que convives diariamente, sin darte cuenta de que algo va mal? Yo, personalmente, creo que o la otra persona es un gran actor, o tienes que ser consciente de que algo pasa y pienso que es mejor ser consciente porque así tienes la oportunidad de luchar por esa relación si crees que merece la pena. Sin embargo, si vives a ciegas bien porque no quieres ver o porque realmente la otra persona no muestra ningún cambio, creo que el golpe es mucho más duro.

6 comentarios:

Nuria dijo...

Es un tema complicado el que planteas, no conozco el caso de tu amiga, pero, por lo que he visto en personas cercanas, es más fácil echar la vista hacia otro lado, a veces resulta taaan duro enfrentarse a la realidad que ésa es la forma de autoprotegerse, no puedes creer que eso te esté pasando a ti, pero yo estoy segura que salvo casos en los que una persona cambie de repente, sin motivo aparente, las cosas se ven venir.
Ahora que lo sabes apoya a tu amiga y no te preocupes por no haberla llamado antes.
Un beso

Maeva dijo...

Pienso como Nuria. Creo que esas cosas sí que se ven venir, pero lo más fácil es ignorarlas. No es nada malo, ni hace más estúpida a la gente por eso, es un mecanismo de defensa.
Sobre todo cuando estás casada, si fuese una relación de noviazgo, aunque convivas, las cosas son diferentes, pero eso ya es algo serio.
Lo que si me parece mal es las maneras, que sea la razón que sea, porque ya no quieres a la otra persona, porque te has enamorado de otra o por lo que sea, ten la decencia de decirlo, por respeto más que nada.
Complicada la cosa sí, todo lo relacionado con las relaciones de pareja lo son.

un beso Miranfú!!!

Mafalda dijo...

Te sigo desde ahora. Mucho ánimo para tu amiga y no te sientas mal, tú no lo sabías, eres una gran amiga porque te preocupas por ella. Besos

laquesigueaqui dijo...

Creo que no tienes que sentirte mal por no haberla llamado, si hubieras sabido de su situación la hubieras llamado.

En cuanto a lo de las relaciones, cada una es un mundo y los únicos que saben lo que de verdad pasaba son ellos dos.

Besos.

Duna dijo...

Cada relación es un mundo como bien dicen por arriba y yo también creo que las cosas se ven venir. Si en una relación de pareja (casados o no) no existe la confianza para hablarlo apaga y vámonos no?
Besotes y seguro que eres un buen apoyo para tu amiga, no te sientas mal por no llamarla antes ya que no sabías lo q le había pasado.
Un besote

Kilómetros de Reflexiones dijo...

Yo creo que uno nota cuando las cosas no van bien pero simplemente no lo queremos aceptar, nos hacemos ciegos ante esa situación.
Saludos!!!